Plato saludable de carne y verduras

Ahora que está tan de moda la cocina saludable, seguro que escuchas con mayor frecuencia que cocinar y comer en casa es lo mejor. Pero la realidad es que el estilo de vida de hoy día, la falta de tiempo y las largas jornadas de trabajo te llevan a comprar comida preparada o a comer fuera de casa, lo que influye directamente en poder llevar una dieta sana estar en forma.

¿Se puede tener una dieta sana fuera de casa?

La falta de conocimiento y de ganas hace que cada vez sea menos la gente que cocina. Para muchas personas es una actividad maravillosa y que realizan con mucho placer. En cambio, para otros es algo completamente obsoleto debido a los alimentos precocinados, restaurantes y las aplicaciones de comida a domicilio.

Hasta tal punto llega, que ya existen voces que hablan acerca de la construcción de viviendas sin cocina, debido a que la alimentación es, cada vez más, un servicio externo.

El coste que se paga repercute indudablemente en tu salud. Cuando se cocina en casa, independientemente de los tipos de alimentos o de la forma en que se realice el cocinado, estarás consumiendo una comida más sana y nutritiva, ya que no contendrá tantos azúcares o sal.

Cocina saludable

Se ha realizado un estudio en la Universidad John Hopkins que demuestra por qué cocinar en casa es más sano. Tras la investigación, se determinó que las personas adultas que cenan en casa entre seis y siete días a la semana tienen un menor consumo diario de calorías, azúcar y grasa que las que cenan una o ninguna vez a la semana comida casera. Las calorías se reducen en 140, las grasas en 5 gramos y el azúcar en 16 gramos.

En el supuesto de que, además, las personas se esfuercen en que la cocina sea sana, se reducen en 320 las calorías diarias consumidas.

¿Cuáles son los beneficios de cocinar?

Mejora la vida familiar con una dieta sana

En caso de que tengas familia o pareja, ir juntos a hacer la compra, cocinar y luego comer acompañados es una gran forma de poder estrechar y reforzar los lazos familiares.

Si se tienen hijos, además, se puede aprovechar el tiempo para que aprendan buenos hábitos, de forma que se preocupen por su salud desde ahora en adelante.

Comida más nutritiva

En los restaurante de comida rápida y en los servicios a domicilio, normalmente los alimentos tienen una alta cantidad de carbohidratos, grasas, azúcares y sodio. Incluidas aquellas opciones que marcan como saludables.

Cuando comes en casa, tú mismo reduces las cantidades de aquellos condimentos que consideres innecesarios en tu dieta, como por ejemplo, los mencionados.

Mejores hábitos para estar en forma

Al cocinar en casa se adoptan nuevos y mejores hábitos. La elaboración de un plan nutricional semanal de comidas y cenas te permite escoger en el mercado los productos frescos de temporada, además de realizar diferentes recetas con ellos y asegurarte de que ingieres la cantidad de nutrientes que necesitas.

Control de las porciones

En muchos restaurantes sirven grandes raciones de comida. Esto solo sirve para aumentar el riesgo de sufrir sobrepeso porque normalmente se tiende a dejar el plato vacío.

Cuando eres tú el que cocina y sirve la comida, puedes controlar la cantidad que vas a comer en cada momento sin quedarte con hambre y evitando comer más de la cuenta.

Creatividad y educación nutricional

La alimentación es fundamental para estar en forma y tener una vida saludable. Cuando cocinas tu propia comida, tiendes a informarte sobre los alimentos y a conocer en qué nutrientes son ricos, cuáles aportan qué vitaminas o qué grasas son más saludables.

Cocinar es todo un arte. Algunas personas desarrollan su creatividad gracias a la cocina, combinando ingredientes e inventando y probando nuevas recetas que satisfagan su paladar.

Se adquiere conciencia de lo que comes

Al preparar tus propias comidas, aprendes a disfrutarlas y saborearlas de forma mucho más intensa. Esto también te ayuda a comer menos y conseguir saciarte antes.

El comer con prisas, sin detenerte a saborear y disfrutar de lo que hay en el plato junto con la alimentación emocional, que te hace comer cualquier cosa con el único objetivo de sentirte mejor, desarrollas un comportamiento que está relacionado con algunas enfermedades metabólicas y la obesidad.

Es más económico comer dentro que fuera de casa

Si lo que te prima es la comodidad, desde luego pedir comida a domicilio es mucho más agradable. Aunque no hay que obviar que la rapidez y la comodidad son directamente proporcionales al gasto.

Al cocinar en casa, puedes organizarte de tal forma que puedas llevarte la comida al trabajo e incluso aprovechar los restos para elaborar otro plato diferente. Sin duda tu economía saldrá reforzada a final de mes.

Aunque la cocina saludable es un factor clave para cuidar tu salud, no te obsesiones. Salir de vez en cuando a comer y compartir con los amigos o familia una comida social también es conveniente y muy agradable.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

fabriorlandi.com

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?