Body Positive: la filosofía de Fabri Orlandi.

Body Positive: la filosofía de Fabri Orlandi.

«Body Positive» es conocido de muchas maneras, pero la verdad, es que a veces hay cosas que haces de manera innata, como cuando te dió por probar todo tu potencial «a ver cuánto levanto de una» y resulta que estaba inventado de años, y se llamaba powerlifting.

Aunque hay muchas personas que aún así, no conocen lo que es «body positive» y poca gente sabe contestar.

Los que me conocéis, sabéis que nunca he perseguido la perfección, y antes de nada, que te sientas cómodo en tu cuerpo, sea el que sea. Que ganes perspectiva de lo que quieres, y de lo que no.

Se distorsiona el mensaje, unos que si era un movimiento para enaltecer a la gente de talla grande (específicamente las mujeres) y para nada se acerca a lo que es esto.

Eso sí, la gordofobia no faltó, aquello de «…y no promover la obesidad» acompañan las respuestas, justificando como siempre con miedo la libertad de nuestros cuerpos.

Visibilizar lo que se ha escondido y querido tapar por siempre, las realidades del cuerpo humano y del ser humano: orientación sexual, estrías, celulitis, acné, sobrepeso, enfermedades…

«Body Positive»  está inundando al mundo de un realismo necesario, se trata de visibilizar lo que se ha escondido y querido tapar por décadas: las realidades del cuerpo humano y del ser humano llámese orientación sexual, estrías, celulitis, acné, alopecia, pecas, baja estatura, sobrepeso, enfermedades, cicatrices, etc…

Que si tú estás feliz en volumen toda tu vida, es lo que debes hacer, no tienes porqué seguir a rajatabla una definición para mostrar los abdominales que ya tienes (pero no se ven, pero sabes que están debajo de esa grasa)

Y no satanizarlo más, con un lenguaje a mi gusto tan bajuno, llamándolo defectos, o con los diminutivos del caso, para que la ofensa se disimule y se tape el tema que realmente importa: todos los cuerpos son buenos cuerpos.

El ser humano recibe un promedio de 21 horas de bombardeo entre medios de comunicación y publicidad, recalcándole sus «defectos», cómo debe «perfeccionarse», cómo no tiene que ser, resumiendo: odio por sí mismo y por los demás.

21 horas. Increíble me parece. ¿Cómo pretenden que la gente tenga buena autoestima, respete al prójimo y haga una vida equilibrada y sana desde sí mismos y su psique con este panorama? Es realmente un reto demasiado cuesta arriba.

Es normal que exista gente de todas las complexiones físicas, de todas las alturas, que tenga acné, que se deprima y el ejemplo del caso que usted como lector quiera poner

Es normal que exista gente de todas las complexiones físicas, de todas las alturas, que tenga acné, que se deprima y el ejemplo del caso que usted como lector quiera poner.

Lo que no es normal es que me digan que tengo defectos, como si se tratara de un muñeco roto, o de que alguien me quiera hacer sentir menos.

Hay que tomar conciencia de cosas que hemos venido haciendo muy erróneamente, nuestro lenguaje por ejemplo, como cuando los «expertos» en moda sueltan barbaridades como «Tienes que tener un buen cuerpo para usar eso» o llaman «gorda» a una persona que mide 1,60 y pesa 50 kg.

Tratamos de tantas formas con desprecio a quien le falta un miembro, no son de nuestra raza, son más bajos, más gordos o simplemente se sale de nuestro escaso espectro nasal su manera de ser, nos desestabiliza y maltratamos.

Arrastramos taras culturales y perpetuamos la violencia que se ha estado ejerciendo en nosotros una y otra vez, sin el menor remordimiento.

Esto no es para glorificar nada: animo a quien quiera cambiar, que lo haga conmigo, pero porque realmente quiere, por salud, no por influencia de alguien.

Esto es para normalizar y visibilizar lo que ha estado ahí y nos queremos negar a ver, este movimiento se trata de concientizar el respeto en el otro, luzca como luzca y sea quien sea, punto, y no es incompatible con querer verte mejor, manteniendo tu esencia.

Feliz lunes, y espero tu comentario 🙂

Fabri.

Deja un comentario