Deporte y cerebro: una relación indisoluble.

Deporte y cerebro: una relación indisoluble.

Mantener el cerebro sano a base de actividad y deporte es algo que ya parecía evidente hace siglos. Ahora, recientes estudios relacionan la actividad física con la mental de una forma científica.

Esto, que puede parecer algo banal, adquiere una gran importancia si realmente estos estudios consiguen decirnos cómo afecta el ejercicio al cerebro y en qué cantidad y con qué frecuencia es beneficioso o en qué circunstancias puede llegar a ser perjudicial.

Cuánto ejercicio hay que hacer para beneficiar el cerebro

El estudio de la Escuela de Medicina Universidad de Miami publicado en la revista Neurology nos dice que hay que realizar 52 horas de ejercicio en 6 meses. No parece demasiado, poco más de una hora dos veces por semana.

El estudio está referido a una muestra de 11.000 personas encuadradas en la tercera edad. En él se demuestra que las personas que hicieron este régimen de ejercicio básico presentaron indicadores de una mayor agilidad mental.

Específicamente se detectaron mejoras en la memoria, la capacidad de concentración, velocidad de respuesta y resolución de problemas.

Lo que sí es más significativo es que han averiguado que en la mejora lo que es relevante es la frecuencia y no necesariamente la intensidad del ejercicio. Los beneficios solo se presentan por el total de horas acumuladas en un periodo determinado.

Qué tipo de ejercicio favorece tu cerebro sano

En esto coinciden la mayoría de los profesionales e investigadores. El ejercicio aeróbico es el principal potenciador de las facultades mentales.

Así lo determina también el artículo publicado en la revista de la Phisylogical Society sobre la investigación realizada por la doctora Miriam S. Nokia y un completo equipo de investigadores que determinaron, sin ninguna duda, que el ejercicio aeróbico sostenido estimulaba la neurogénesis en el hipocampo, es decir, la regeneración de las neuronas.

Cómo funciona la relación deporte y cerebro

Parece tener sentido que la estimulación de la producción y circulación de oxígeno en la sangre favorezca tu actividad cerebral, pero es que, además, el ejercicio es un activador de la producción de tus endorfinas, como la dopamina o la serotonina, que son esos neurotransmisores encargados de producir las sensaciones de bienestar.

Esto favorece un estado de ánimo positivo que se traduce en una mejora de la actividad cerebral. Un estado mental positivo que beneficia todo tu organismo.

Son innegables los beneficios para la salud física del deporte y del ejercicio, pero todas las investigaciones apuntan a conectar la salud de los órganos con el cerebro. Así, otro estudio reciente demuestra una clara conexión entre tu aparato digestivo y el cerebro.

Posiblemente desconozcas que el intestino tiene una gran cantidad de neuronas. Tantas que muchos lo denominan el segundo cerebro. En él también se genera el 90 % de la serotonina y otro importante neurotransmisor, el GABA, relacionado con el control de la ansiedad.

Es evidente que el deporte y la actividad física son los motores de una correcta actividad intestinal y orgánica que, combinados con una dieta sana, favorecen todo el mecanismo de las funciones cerebrales.

Pero del mismo modo que podemos relacionarlo con el intestino podemos hacerlo con todos los sistemas orgánicos.

Desde el aparato locomotor hasta el sistema respiratorio o cardiovascular. En definitiva, el cerebro no deja de ser un órgano que se nutre de oxígeno que proporciona la sangre y el deporte es el encargado de poner a punto y engrasar toda esta maquinaria.

Otros beneficios del entrenamiento deportivo relacionados con el cerebro

Además de lo que te he explicado más arriba, relacionado directamente con aspectos biológicos, hay toda una serie de beneficios racionales y emocionales sobre los que va a influir tu práctica deportiva.

Capacidad de atención y concentración

Este es otro de los aspectos que puedo constatar como profesional y que con toda seguridad no te es desconocido.

Uno de los beneficios más importantes del entrenamiento deportivo es el de favorecer tu concentración y la mejora de la atención.

Si al entrenamiento le acompañas con algún tipo de competición entonces tu exigencia de atención será máxima.

Esto supone que al mismo tiempo que estás entrenando tu cuerpo estás entrenando tu cerebro. Pero esta mejora, no es solo una mejora del rendimiento de estos aspectos racionales en la práctica deportiva, sino que es algo que llevas contigo como ganancia y exportas a todas las facetas de tu vida.

Combate la depresión

Como te he explicado, el ejercicio es uno de los máximos responsables de la producción de endorfinas que procuran un estado mental y emocional positivo, siendo la actividad un factor indispensable para combatir o evitar estados depresivos y combatir las crisis de ansiedad.

Aunque para todos es evidente que la práctica deportiva se ha asociado tradicionalmente a un cerebro sano y eficaz, los estudios más modernos ratifican científicamente esta creencia indicando, además, que tu cerebro envejecerá mucho mejor y más tarde si practicas deporte de una forma regular.

“¿Te ha gustado esta información y quieres una reunión gratis conmigo para hablar sobre tus objetivos?”

¡Reserva aquí tu cita gratuita conmigo y hablemos!

Responsable: Fabri Orlandi, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fabriorlandi.com.Para más información consulte nuestra política de privacidad

Deja un comentario