Perder peso: son muchas las personas que cometen fallos a la hora de conseguir su objetivo. ¿Qué puedes hacer para acercarte cada día más a tu meta? Es importante que cumplas con los hábitos alimenticios saludables establecidos, el ejercicio y evites algunos hábitos que pueden estar perjudicándote.

Claves para perder peso: evitando estos hábitos perjudiciales

El proceso de adelgazamiento conlleva esfuerzo y, en muchas ocasiones, sacrificio. Tener que rechazar muchas de las apetencias puede llevar a frustración y, en muchos casos, a saltarnos las pautas saludables. Sin embargo, en otras ocasiones, cometemos errores sin saberlo.

Tomar excesivas bebidas alcohólicas

Cuando se sale en fin de semana, en ocasiones, se pierde la cuenta del número de cervezas que uno toma. Para poder adelgazar, ya sabes que todo lo bueno suma y lo malo también. Por tanto, no es lo mismo tomar una cerveza en todo el fin de semana que tres o cuatro. Es imprescindible que controles tu ingesta de alcohol, ya que puede interferir en tu pérdida de peso.

Consumir alimentos sin grasa

Ahora, las grasas están más de moda que nunca, sobre todo las más saludables. Es imprescindible que añadas a tu alimentación alimentos con grasas mono y poliinsaturadas, que puedan ayudarte en la pérdida de peso. El ejemplo ideal serían los frutos secos, las olivas o el pescado azul. Obviamente, debes controlar las raciones adecuadamente para no sobrepasar el valor energético, pero tampoco debes dejar de ingerirlos para perder peso. Estas grasas ayudan a saciar y a estimular el metabolismo para que tu cuerpo pueda oxidar más grasa.

Picotear entre horas

Seguramente, más de una vez has conocido a alguien que padece de “hambre emocional”. Este tipo de hambre no es real, sino que se manifiesta ante determinadas situaciones: ansiedad, estrés excesivo, aburrimiento, etc. Además, se caracteriza por únicamente provocarte la apetencia por picotear un determinado alimento, mayormente dulce (como el chocolate). Cuando te sometes excesivamente a este tipo de hambre, es posible que termines echando por la borda tus resultados. Intenta identificar esta conducta y optar, en todo caso, por opciones saludables, como una infusión de té verde o incluso una pieza de fruta.

Organizar tus raciones de comidas y calidad de sueño

Si llegas con excesiva hambre a las tomas principales, es imprescindible que coloques algunos tentempiés entre las horas intermedias. De este modo, evitarás comer excesivamente al llegar a las comidas. Lo importante es llegar no con demasiada hambre, sino con un “gusanillo” en el estómago.

Debes observar bien a qué hora sueles tener más hambre para poder reorganizar tus horarios.

Comer muy rápido

Este es un error frecuente que, en muchos casos, es difícil de abordar. Cuando comes deprisa es posible que la señal de saciedad no llegue hasta el hipotálamo. De este modo, puedes ingerir gran cantidad de alimento en el plato sin saciarte. Sin embargo, si comes más despacio y saboreas bien la comida, te darás cuenta de que consigues llenarte y que, seguramente, ¡ni te hará falta terminarte el plato! Un truco muy utilizado es el de comer con la mano no dominante o dejar los cubiertos en la mesa después de cada bocado.

No dormir bien

Se sabe que el estrés es otro de los puntos fundamentales que puede interferir en este proceso. Es importante que descanses debidamente, duermas por la noche “del tirón” para que no haya un exceso de cortisol. Esta hormona es la responsable de la lipogénesis, es decir, de fabricar grasa en tu organismo y evitar que se degrade.

Dejar de comer y saltarse comidas

Muchas personas deciden saltarse comidas sin control alguno o incluso reducir al máximo sus porciones en el plato para intentar perder peso, ¡un grave error!

En estos casos, puede el metabolismo reducirse. Esto quiere decir que el motor de tu cuerpo empieza a ralentizarse, oxidando menos grasa e intentando “guardar” todo el alimento que se le proporcionó. Si, además, lo combinas con actividad física intensa, puedes llevar a una destrucción del músculo para poder obtener energía a partir de las proteínas.

Son muchas las personas que practican ayunos intermitentes y que pueden ver potenciado su rendimiento en el deporte, pero es aconsejable que lo realices siempre de la mano de un profesional.

Actividad física imprescindible para perder peso

Está claro que para adelgazar es importante una buena alimentación. Sin embargo, el otro 50 % está en el ejercicio que realices. Es importante realizar actividad física para mantener la masa muscular íntegra y poder oxidar la grasa. Además, el ejercicio físico es muy importante para poder mejorar el funcionamiento de tu corazón, cuidar de tus vasos sanguíneos, sistema respiratorio, locomotor e incluso sistema nervioso. De hecho, muchas personas que tienen ansiedad y se refugian en la comida encuentran en el ejercicio una buena solución para poder controlar este tipo de conductas.

Actualmente, está de moda el HIIT, una actividad en la que pones al máximo tu organismo, ¡pruébalo!

Es importante que siempre te asesores con un profesional para establecer tu plan para perder peso. Lleva a cabo las anteriores recomendaciones y conseguirás tu objetivo.


NO TE PIERDAS NINGUNA ACTUALIZACIÓN Y APÚNTATE A MI COMUNIDAD PARA RECIBIR REGALOS E INFO

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

fabriorlandi.com

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?