El descanso también debe formar parte de tu plan de entrenamiento

El descanso también debe formar parte de tu plan de entrenamiento

¿Sabías que Cristiano Ronaldo ha llegado a dormir 12 horas diarias? El descanso cuando haces deporte es tan importante como tu propio plan de entrenamiento.

Para Fred Vergnoux, el entrenador de nuestra campeona Mireia Belmonte, la clave del éxito está, precisamente, en el descanso y en la recuperación. El francés hace referencia al ‘entrenamiento invisible’, que son las actividades diarias que realizamos cuando no estamos entrenando, porque es fundamental trabajar el cuerpo pero también hay que saber cómo dejarlo reposar para conseguir buenos resultados.

La importancia de un buen descanso

Quizá te estés preguntando por qué es tan relevante un buen descanso. El sueño y el descanso permiten que el cuerpo se reponga de los esfuerzos realizados durante los entrenos y no respetarlo impedirá que mejoremos nuestro rendimiento, pero también puede provocar el deterioro de los tejidos e incluso lesiones.

Un buen descanso hará que nuestros músculos crezcan y se recompongan. Además, rendirán mucho más porque ya han reposado y están listos y frescos para un nuevo entrenamiento.

No obstante, descansar no sólo implica dormir si no que hay que tomarse tiempo también entre las sesiones para no sobrecargar los músculos. De hecho, se recomienda no trabajar el mismo grupo muscular dos días seguidos, y descansar completamente como mínimo un día a la semana.

Tipos de descanso

Existen dos tipos de descanso que son igual de importantes, el activo y el pasivo. El descanso activo nos permite realizar sesiones de entrenamiento suaves y ligeras de muy baja intensidad, como por ejemplo dar un paseo, mientras que el pasivo es aquel en el que no realizamos ninguna actividad física. Un prototipo de plan de entrenamiento podría consistir en 4 días de entrenos, 2 de descanso activo, y uno de descanso pasivo. Si no puedes vivir sin tu rutina de entrenamientos, al menos tómate un día de descanso activo a la semana. Practica otra actividad física a ritmo muy suave. Tus músculos te lo agradecerán.

Además, como complemento a tu descanso yo recomiendo los masajes como medio de recuperación y prevención. Es una manera de mejorar tu estado físico y tu rendimiento que te permitirá alcanzar un estado de forma óptimo.

¿Nos vamos a la cama?

Ya eres más consciente de que necesitas descansar pero, ¿cuántas horas debes dormir? Los deportistas profesionales duermen unas 10 horas al día, para los demás, con 8 horas es suficiente. No obstante, hay que conseguir que el sueño sea de calidad. Para ello es importante tener unos hábitos y unas rutinas. Intenta siempre acostarte y levantarte a la misma hora, no te vayas a la cama con el estómago lleno, deja pasar al menos unas dos horas, evita la cafeína, el té y el chocolate, y deja un periodo de tiempo entre tu entrenamiento y el momento de meterte en la cama. Además, asegúrate de que tienes un buen colchón ortopédico, una almohada adecuada a ti, y un espacio que esté completamente oscuro porque la luz, aunque sea mínima, puede alterar tu reloj interno.

Leyendas urbanas

El descanso también es parte de tu entrenamientoNo sé si será tu caso, pero hay a quienes les aterra dejar de entrenar un día por miedo a no alcanzar los objetivos que se han planteado, o perder el progreso que tanto esfuerzo les ha costado. Nada más lejos de la realidad.

Durante mis años como personal trainer me he encontrado con algunos errores frecuentes que suponen un obstáculo para sacar el mayor rendimiento a cualquier plan de entrenamiento:

  • Pensar que hay que entrenar cada día de la semana de manera obsesiva.
  • Creer que es mejor cantidad que calidad.
  • Entrenar incluso con lesiones.
  • Trabajar cada día el mismo grupo muscular.
  • Afirmar que el descanso deteriora el músculo.
  • Considerar que el trabajo constante se puede perder en 15 días.

Y por supuesto, estar convencidos de que el descanso es una barrera para llegar a nuestras metas. Estas falsas creencias lo único que van a ocasionar son problemas, porque al final hacen que el cuerpo se lleve al límite y es entonces cuando aparecen las lesiones.

El sobreentrenamiento sí que es un obstáculo para un buen rendimiento. Además, puede provocar cansancio y fatiga constante, desmotivación al no ver una mejora en las rutinas, imposibilidad de que los músculos se reparen, y lo más temido por todos, enfermedades y lesiones.

¡Recuerda! Tomarte un día libre no sólo permitirá que tu cuerpo restablezca los niveles de glucógeno, se refuerce, y la fatiga disminuya, sino que te evitará muchas lesiones y verás mejores resultados. Hazme caso y descansa. No te sientas culpable porque estarás haciendo lo mejor para tu cuerpo. Interioriza que entrenar no sólo es ejercitar tus músculos sino saber darles un respiro para que ellos, por sí solos, también hagan su trabajo. Y si necesitas que te ayude, no dudes en contactarme. Juntos podremos sacar tu mejor versión.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Por fin una publicación nueva después de 3 meses.
    Por favor cambia el color del texto a negro con el gris cuesta leer. Te dejas la vista. Gracias

Deja un comentario