Mis 3 nuevos trucos para perder tripa.

Mis 3 nuevos trucos para perder tripa.

Perder tripa es un drama si no sabes cómo. Se hace un mundo cuando ves que los pantalones no quedan igual de bien, te sientes con más pesadez a la hora de ir al gimnasio, o moverte en tu vida cotidiana… Vamos a aprender rápidamente 3 nuevos trucos para perder tripa. Tener tripa es algo normal y natural, nuestro cuerpo lo busca de manera natural, es cómo estamos programados: para tener siempre una reserva de energía en caso de emergencia.

Quiero recalcar que tener algo de tripa no es algo poco saludable, si estás entrenando y atraviesas una época de volumen, para ganar masa muscular, es lo más normal del mundo. No eres más o menos saludable por tener los abdominales marcados.

Se ha hablado mucho, pero quiero contarte de manera rápida qué es lo nuevo que he aprendido en estos meses tras tener cientos de alumnos, el 70% tenían esta preocupación, perder la tripa. Aprendo cada día de vosotros, y os lo quiero devolver en forma de 3 nuevos trucos para perder tripa:

Truco 1: Quizás no tienes tripa, sino inflamación.

Si partes de una alimentación «saludable» como mucha gente cree que tiene, solo por gastarse más dinero en yogures desnatados, un poco de lechuga y productos «fit» ya tiene una dieta equilibrada y saludable. Nada más lejos de la realidad. La realidad es… que muchos de los productos más comunes en la alimentación común, provocan muchos gases e inflamación que dilatan nuestro abdomen y nos puede hacer creer que tenemos tripa.

Cuando el «problema» puede ser mucho menos serio de lo que creemos. Hacer cambios en tu dieta, añadir fibra, modificar nuestros hábitos de ingesta: comer tranquilamente, no ingerir aire… puede reducir la inflamación. También es importante la ingesta de grasas buenas, que ayuden a la circulación, y reduzcan la inflamación en la tripa, y mantener una correcta hidratación.

Mi fruta preferida para reducir la tripa: las manzanas tienen un efecto saciante y desinflamador que sin duda te van a ayudar a reducir el tamaño y a sentirte mejor con tu cuerpo.

Truco 2: Olvídate de los ejercicios sin peso y añade esto a tu entrenamiento…

¿Por qué entrenamos el pecho, las piernas, los hombros con peso? ¿Y sin embargo, tenemos la creencia que con abdominales solo hace falta hacer el típico crunch sin peso? Esto es un problema muy común. Entrenamos el abdomen como un músculo diferente al resto, cuando no lo es. Tenemos que añadirle peso para maximizar nuestro desarrollo muscular en el abdomen. ¿cómo?

  • Añade peso a los ejercicios comunes así: levanta una mancuerna en tus crunch, usa un balón medicinal en tus giros rusos, kettlebell de manera unilateral para más intensidad… Puedes añadir inclinación para que sea más duro.
  • Entrena ejercicios multi articulares para perder tripa: sentadillas, pesos muertos, dominadas y presses de hombros vienen genial para entrenar abdomen, pues este estabiliza durante el movimiento, y te permite quemas más calorías que son otros ejercicios.
  • Prueba máquinas específicas: si tu gimnasio dispone de máquinas específicas para entrenar abdomen, es una buena idea usarlas dado que te será más cómodo añadir más peso a tu ejercicio de abdomen.

Nota: importante no usar peso en ejercicios de estabilización tipo plancha, si estás pensando en colocarte un disco pesado en la espalda, no es recomendable por el elevado riesgo de lesión.

Pon en práctica estos 3 puntos para comenzar a perder tripa. Ah, y por si lo estabas pensando, no dediques un solo día a entrenar abdomen. Intégralo en tu rutina. Aprovechar las sinergias de otros ejercicios, hará que seas más eficiente en tu entrenamiento y consigas resultados antes.

fabri orlandi entrenador personal madrid

Truco 3: No necesitas más lechuga en tu dieta, sino hacer las cosas bien.

No se trata de comer mejor (al principio) se trata de comer menos. Si no tienes un déficit calórico en la dieta, nada de esto servirá. Pero de manera inteligente para no perder tus ganancias y quedarte fofisano/a.

Sin un déficit, es decir, comer menos de lo que tu cuerpo gasta, vas a tener siempre tripa. Todos tenemos abdominales debajo de esa grasa, solo que no son visibles. Mucho cuidado con la dieta que se escoge, las dietas restrictivas no funcionan, no se puede querer pasar de 0 a 100 en unas semanas. Olvida las dietas milagro, detox y con nombres raros.

Por suerte o por desgracia, casi todo está inventado. Lo más importante de una dieta es que sea afín a ti, que te guste de verdad, que no te suponga tanto esfuerzo. Seguro que conoces a alguien que le cuesta horrores, porque muchos nutricionistas encuentran en su comodidad, o en no explorar la diversidad de alimentos, un sufrimiento innecesario para la persona que quiera perder tripa, por no ofrecer la mejor opción práctica.

De nada sirve tener la mejor dieta para perder tripa si no la puedes llevar a cabo por las razones que sea, que odies la comida que te ponen, o que sea incompatible con tu estilo de vida.

Lo más importante es que sea una dieta amigable, que se exploten todas las posibilidades que sean, no encerrarte en que sea la mejor dieta, a base de arroz y brócoli: tiene que ser para ti, personalizada, pero no solo basándonos en tus objetivos, sino con tu personalidad y forma de vivir la vida.

Un abrazo mis Orlanders.