Sabemos que conseguir un vientre plano no es una cuestión innata y que para conseguir un abdomen rígido se requieren unas dosis de sacrificio en forma de ejercicio, alimentación adecuada y una vida cotidiana relajada.

Incluso si una persona es delgada se puede encontrar con el caso de que tenga la tripa hinchada y, además de menos atractiva, le pueda resultar incómoda física y psicológicamente. Además, le puede hacer creer que ha habido un aumento de peso cuando en realidad un abdomen hinchado puede ser debido simplemente a la reacción del sistema digestivo después de una comida.

Esta cuestión es completamente subsanable y, siguiendo unas pautas, se puede lograr que cualquier persona en un espacio de tiempo más o menos prolongado pueda presumir de vientre plano. A continuación, te vamos a dejar con una serie de consejos para que puedas lucir y mantener una barriga más compacta.

Trabajar abdominales para conseguir un vientre plano

Sin ninguna duda, para conseguir cumplir cualquier objetivo relacionado con el aspecto físico se requiere de un entrenamiento constante e indicado. Una gran ventaja de ejercitar el core es que una vez está fortalecido, favorecer la activación muscular de otros músculos del cuerpo es más eficaz.

Para lucir unas abdominales fuertes los mejores ejercicios son:

Planchas

Planking: posiblemente, la actividad más eficaz. Sesiones de un minuto cada día donde la persona se ha de colocar en posición de hacer flexiones, pero apoyando todo el peso de su cuerpo sobre los codos y manteniendo una postura lo más recta y paralela al suelo posible.

Ya sabemos que es más difícil, pero si te sientes con ánimo, puedes probar a estirar un brazo mientras el otro antebrazo carga con todo el peso durante unos diez segundos con cada brazo y durante unas 5 repeticiones.

Tablas laterales: ejercicio similar al anterior pero apoyándote solamente sobre un codo. Desde el suelo has de tratar de levantar el cuerpo con el antebrazo y mantener una postura en forma de diagonal durante un minuto.

Además de fortalecer los abdominales, cualquier variedad de plancha ayuda a mejorar el equilibrio y fortalece el pecho, las piernas y la espalda.

Lunges

Lunge con rotación: manteniendo una mancuerna de unos 5 kilos con los brazos estirados, realiza una zancada grande hacía delante y apretando el abdomen gira el torso en la dirección del paso que ha dado la zancada. Repite esta acción 15 veces con cada pierna.

Lunge con peso en un brazo: cogiendo la misma mancuerna solo con una mano, da un paso hacia atrás hasta que la rodilla forme un ángulo recto durante 15 repeticiones con cada pierna.

Burpees

Estando en posición completamente recta, apoya seguidamente las manos en el suelo y estira las piernas hacia atrás de un impulso hasta alcanzar una posición similar a la de una flexión para posteriormente realizar la acción prácticamente contraria, que es la de impulsar las piernas hacia adelante y tratar de ponerse de pie de un salto mientras estiras los brazos hacía el techo.

Escaladas

Manteniendo la misma posición que haces cuando vas a hacer planchas, mueves tus rodillas simultáneamente hacia el pecho.

Estos son, posiblemente los ejercicios más eficaces a la hora de conseguir un abdomen plano. No obstante cada persona es distinta y un entrenador cualificado, mediante un entrenamiento online puede asesorarte de forma más personalizada esos ejercicios que te pueden resultar más productivos.

Vigila la alimentación

De poco o nada sirve hacer el mejor entrenamiento si luego no se es capaz de mantener una alimentación adecuada que haga que los esfuerzos realizados hayan sido en vano.

Por supuesto, aparta de tu dieta alimentos prohibidos para cualquier dieta como pueden ser los alimentos procesados, los refrescos, los snacks o la comida rápida. Y recuerda que la sal produce retenciones de líquidos y que el azúcar tiene un alto índice calórico. Asimismo, trata de reducir la ingesta de alcohol, pues no son más que calorías vacías.

Come en pequeñas dosis (nunca una cantidad superior a lo que pueda caber en tu puño) cada 4-5 horas e incluye en tu alimentación grandes cantidades de frutos rojos, cítricos, cebollas, alcachofas y demás verduras.

Bebe mucha agua para ayudar a prevenir el hinchazón abdominal y recuerda que el té verde ayuda a una digestión más productiva.

Vive tranquilo

Otro factor que deberás tener en cuenta es la de saber mantener una vida alejada del estrés, pues, posiblemente no mastiques adecuadamente los alimentos y esto derive en una mala digestión.

La falta de sueño o de descanso también puede repercutir negativamente si lo que se pretende es conseguir unos abdominales planos, ya que en estos casos puede ocurrir que el hígado tampoco realice sus funciones correctamente.

Así que ya lo sabes, trabajar los abdominales correctamente, mantener una alimentación equilibrada y vivir lo más tranquilo posible es la fórmula para conseguir un vientre plano.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

fabriorlandi.com

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?