Entrenador con mancuernas

Cuando llega la época veraniega es el momento de decidir entre una específica preparación para entrenar en verano o por el contrario dedicar esos meses a descansar de la temporada deportiva, comenzar a preparar la siguiente u optar por probar algún otro deporte. Tuya es la elección.

Entrenamientos en verano. ¿Sí o no?

El calor del verano puede hacer que te surjan dudas acerca de si deberías seguir entrenando en los meses veraniegos o apartarte un poco del deporte. Claro está, si te apetece y te encuentras bien físicamente, ¿por qué no habrías de seguir disfrutando de algo que te gusta?

No hay nada malo en entrenar en verano, pero eso sí, teniendo en cuenta que te vas a enfrentar a temperaturas altas y tendrás que usar al menos tu sentido común a la hora de realizar cualquier actividad física.

No hay ni que decir que en caso de duda siempre debes consultar con tu médico o profesional para que te pueda indicar qué ejercicios y cómo puedes hacerlos.

Entrenar en verano es bueno y posible, pero recuerda que deberás planificar bien tus entrenamientos con criterio y mucha responsabilidad, y deberás tener en cuenta factores de vital importancia como la alimentación, la hidratación y el descanso.

Complicaciones de entrenar en verano

Recuerda que el verano puede ser una época muy complicada para entrenar debido a las condiciones climatológicas y sobre todo al fuerte calor que suele hacer en muchas zonas de la geografía nacional.

Puede ser que te encuentres con algunas complicaciones en tu entrenamiento, como pueden ser náuseas, mareos, vómitos, dolores de cabeza, baja presión, deshidratación, calambres, desorientación, síncopes o el tan temido y peligroso golpe de calor.

Si mientras entrenas comienzas a experimentar alguno de los síntomas anteriores, no lo dudes y detén el ejercicio de inmediato, busca un lugar resguardado del sol y lo más fresco posible e hidrátate cuanto puedas. Y en cuanto llegues a casa, ve a ver a tu médico.

La preparación para entrenar en verano

Ten en cuenta los siguientes consejos en tu preparación para entrenar en verano y no tendrás ninguna complicación a la hora de realizar cualquier actividad física.

Una alimentación correcta

Es algo obvio que debes alimentarte de forma correcta siempre, nunca debes saltarte el desayuno, procura comer de forma sana liviana y no te olvides de tomar mucha fruta.

Un buen consejo es tomar unos 40 minutos antes del entrenamiento un yogur con cereales, una barrita de cereal, unos frutos secos o unas galletas.

La ropa y el calzado

Elegir la ropa adecuada y un calzado cómodo es fundamental siempre a la hora de hacer ejercicio. Ponte ropa ligera y transpirable, de colores claros para que absorban el calor y usa unas gafas de sol para proteger tus ojos y una gorra para proteger la cabeza. El calzado debe ser sobre todo cómodo y transpirable.

Las condiciones climáticas

La temperatura ideal para entrenar al aire libre es la que está entre los 20 y los 24 grados centígrados. Cuando en verano se sobrepasan los 26-28 grados, comienza a ser peligrosa la práctica deportiva.

La hora de entrenar

El horario en el que entrenas es importante durante todo el año, pero en verano has de tenerlo mucho más en cuenta debido a las temperaturas y al tiempo de exposición al sol. En principio deben evitarse las horas que hay entre las 10 de la mañana y las 7 de la tarde, por lo que los mejores momentos para entrenar son a primera hora o ya por la noche.

Date un tiempo para adaptarte

Tu cuerpo necesita de un tiempo prudencial para ir aclimatándose a las nuevas condiciones que pone el verano. Unas dos semanas serán suficientes para que vayas bajando la intensidad o el tiempo de entrenamiento para después comenzar a aumentarlos nuevamente con las nuevas condiciones climatológicas.

Prevención específica

El protector solar será tu mejor aliado cuando salgas a entrenar, no dudes en aplicar protectores con un factor 30 o más.

Elije un entrenamiento más adecuado

También puedes plantearte cambiar tus entrenamientos al aire libre por otros que se realizan en un lugar cerrado y con aire acondicionado. Puedes probar a practicar la natación o hacer rutinas indoor.

La hidratación es fundamental

Es la regla más importante y la que jamás debes olvidar. Siempre hay que hidratarse correctamente, pero en verano esto resulta una cuestión de vida o muerte. Se recomienda beber al menos tres litros.

Lo ideal es que dos horas antes de empezar a entrenar tomes al menos medio litro , que durante el ejercicio te vayas hidratando con agua y bebidas isotónicas y que después del entreno bebas al menos litro y medio de agua o bebida deportiva en la primera hora tras acabar.

Estos consejos te servirán para tener una perfecta preparación para entrenar en verano con total seguridad. Como siempre, recuerda usar el sentido común, y siempre podrás contar con los mejores profesionales para que te asesoren.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

fabriorlandi.com

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?